“¿Qué quieres que te diga?” (1)

OPINIÃO | ERASMO LOPEZ

Mi condición de cubano en otras tierras me lleva siempre a enfrentar las interrogantes lógicas de curiosos e interesados en saber de Cuba; más ahora que después de la “apertura” con los EEUU se ha puesto de moda. Unos muy interesados en su conocida belleza y con fines turísticos, tentados por sus cálidas aguas, sus finas arenas, exóticas playas plagadas de cocoteros y su maravilloso sol, otros queriendo asegurar lo que tanto se cacarea de su tendencia al destino sexual, donde se ofrecen baratas muchachas y muchachos encantados de entregarse por baratijas, invitaciones a tomar una copa, un simple almuerzo, pero todos con el fin marcado de que lo saquen del país. Los hay mas profundos que quieren le expliquen la veracidad de todo lo que de Cuba se dice en los medios. Personas que nos visitan e indagan sobre la mala calidad del servicio que se presta en sus aeropuertos, restaurantes, hoteles y otras instalaciones.
Me insisten en que es mucha la pobreza, que los niños y madres piden en las calles, que asedian al turismo, que hay corrupción en la policía y funcionarios, que los edificios y sus calles solo son ripios comparables con los de una ciudad bombardeada y dejada al abandono, que todo es muy caro, que es mejor ir a otro país del área como República Dominicana que tiene el clima muy parecido, un mejor servicio y cuesta la mitad. Me dicen que hay un régimen y que no hay democracia porque no se puede hablar ni decir lo que se piensa, que su sistema de elecciones es antidemocrático al no permitir, que exista mas de un Partido.
Me cuestionan sus grandes pilares, la salud y la educación, argumentos que todo cubano trata de echar a mano para defenderse cuando es atacado, todos o la gran mayoría exsimpatizantes y admiradores del proceso vivido en Cuba me preguntan que tiene de “Revolucionario” todo lo antes mencionado, aleganando que el comunismo elegido como opción política es el máximo responsable de estos males.
Muchos de los asiduos ya no quieren visitarnos y cada vez son menos los que se me acercan para preguntarme por las posibilidades de negocios en la Isla, debido según ellos a lo dilatado de estos procesos, prolongados de un burocratísmo ya muy enraizado y funcionarios intermedios que lejos de facilitar los negocios los entorpecen. Muchos comentan que lo hacen para que los interesados se vean forzados a darles sumas importantes de dinero o les pongan cartas de invitación para salir del país y muchas veces ni regresan.
Ahora el problema esta en ¿cómo responder todas estas preguntas? necesitaría 10 artículos para tratar de explicarlas todas (o al menos intentar hacerlo) esgrimiendo mis argumentos.
No intentaré para nada tratar de convencer, ni imponer mis criterios, pues si algo he aprendido bien aquí es que todo el mundo tiene el más absoluto derecho de pensar lo que desee sobre política, religión, cultura y todo lo demás; así que como yo también los tengo me limitaré sin fanatismo y muy autocríticamente a dar los que considero.
Es muy difícil cambiar las ideas a personas que hayan estado en los últimos tiempos en Cuba y ya tengan su propio análisis de las cosas, al sufrir cualquier maltrato, estafa, etc… Por lo que de antemano dejo claro que respecto sus opiniones.
Empiezo diciéndoles muy brevemente que Cuba no es ni el paraíso que nos creemos ni el infierno que dicen que somos. Cuba es un país con virtudes y defectos, como todos. Cuando triunfo la revolución, Fidel y los hombres que le hicieron, soñaron un proyecto de país con todos los problemas resueltos de igual forma para todo el pueblo, dígase salud, educación, vivienda, trabajo, cultura, deporte, etc, etc. Por supuesto no todo el que participo en la gesta, lucho pensando que a este sueño en algún momento lo llamarían “Socialismo o Comunismo”; de ahí las primeras incomprensiones, decepciones y otros asuntos como los ajusticiamientos por fusilamiento a personas del régimen anterior que habían también asesinado o trabajado para ellos.
Si leen bien la historia no fue Cuba quien viro los cañones a los EEUU, el primer viaje que dio Fidel después del triunfo revolucionario fue a los EEUU con la idea de presentar su proyecto de país, por supuesto a tratar que Norteamérica siguiera comprando azúcar, níquel, tabaco, ron y otros renglones exportables que tenia la isla, para poder llevar este renovador proceso social adelante.
El coloso del norte se negó rotundamente puesto que estaba muy comprometido con el gobierno anterior y lo que hizo fue bloquear a la naciente revolución y cerrar todos los negocios con ellos. Tratando así de ahogarlos económicamente y de hambre, volviendo a la vieja idea “de la fruta madura” y comenzando desde entonces el bloqueo contra Cuba.
Fue entonces cuando el gobierno cubano decidió nacionalizar y poner en manos del pueblo todas las industrias, fábricas, establecimientos de norteamericanos, y más tarde todos en general. Yo pregunto, ¿Que harían ustedes en un caso así? Los que tanto hablan y dicen ¿que porque Cuba se alió a los rusos? pregunto, ¿y porque los americanos que se jactan de apoyar proyectos sociales de bienestar para los pueblos no ayudaron a la joven revolución, si hasta ese momento nadie había hablado de comunismo ni socialismo?
La historia sigue y Cuba se reciente económicamente, además de que la gran nación americana prepara secretamente una invasión. La Isla hace esfuerzos únicos para que con los pocos ingenieros, técnicos y médicos que quedaron echar el país adelante con todas las infraestructuras ahora en manos de obreros y campesinos, salvar una nación que luchó y se ganó el derecho a ser libres. Bueno sepan que fueron los Rusos los que tendieron la mano en el tema económico, y Corea del Norte las armas para defenderse de manera gratuita de ahí el compromiso actual con este país, fueron los países ex-socialistas los que juntos a la URSS suministraron los alimentos, ropas, zapatos, etc que tanto necesitaba el pueblo después del espaldarazo de su más cercano vecino del norte. Aunque Fidel aseguraba que ya tenía de antemano ideas socialistas y comunistas, fue a partir de este momento y previo a la ya eminente invasión por “Bahía de Cochino”, que en una calle céntrica de la habana 23 y 12 muy cerca del Cementerio de Colón y en pleno entierro de jóvenes muertos en un bombardeo de aviones norteamericanos con banderas cubanas puestas en sus colas. “Se declaro el carácter socialista de la Revolución” ¿esto seguro no lo sabían, verdad? Cabría la pena preguntarse entonces que fuera Cuba hoy si los norteamericanos hubiesen escuchado a Fidel cuando quiso explicar su proyecto, su visión de joven que lucho por derrocar una dictadura,que sí, tubo mucho éxitos en obras sociales y construcciones de edificios, ciudades y carreteras, pero que tenia a un pueblo entero hundido en la más cruel miseria, una alta tasa de analfabetismo, la insalubridad y las enfermedades pululaban. El destino que le tenían deparado para Cuba era el de ser “Las Vegas” del Caribe, con grandes prostíbulos, casinos, vicios de todo tipo, sol y playa. Hoy se dice a boca llena “el proyecto no funcionó” pero las preguntas reales que había que hacerse son, ¿Apoyaron en algo para que el proyecto que tenía Fidel de país se hiciese? ¿tendría alguien certeza de que este no hubiese funcionado con el apoyo de EEUU y el resto de los países de América que fueron obligados a romper con Cuba en ese momento crucial?

(continuará…)

Erasmo Lazcano Lopez
*Máster en Ciencias

2 Responses to "“¿Qué quieres que te diga?” (1)"

  1. lisbet lastre   16/03/2018 at 09:04

    Mil disculpas a usted y a todos, trataremos que no se repita. Gracias.

  2. Miguel Muñoz   11/03/2018 at 20:25

    Debiera cuidar la ortografía y la redacción. Maestro Ciruela que no sabía escribir y fundó una escuela.

You must be logged in to post a comment Login