“El placer de escribirte”

OPINIÃO | ERASMO LAZCANO LÓPEZ

Hoy se cumple un año desde que dejé de verte, pero aun no he podido concretar el minuto en que dejaré de soñarte, no hay una sola noche en que mirar la luna no me lleve a ti, una sola madrugada donde no busque tu olor y es que la frescura de tu aroma siempre será incomparable.
Pensé siempre que no podría vivir sin ti, y que tan solo tu lejanía me sería irresistible, pero no me queda otro remedio que aceptarla. Quizás nunca sepas las noches que te he llorado, y es que tú eres todo para mí, te lo di y me lo diste todo, no habría nada en el mundo que no hiciera por ti, sin esperar nada a cambio, porque ya no tienes nada que darme, eres y serás siempre mi amor primero, porque no tienes ni la más mínima culpa de nada, siempre has tenido los brazos abiertos a mi amor, sin exigirme nada.
Busco parecidos que no encuentro en todo, como para no olvidarte, aunque no me hace falta, se que eres única, tus colores siguen brillando más aunque hay quienes se empeñan en decir que son más opacos, no les creo, nunca les creeré, y es quizás el hecho de que fueron los primeros colores que vi y me deslumbraron, tus azules claros y oscuros, tus amarillos que se empeñan en jugar con el viento como penachos de verdes palmeras, tus grises relucientes y también los colores negros que se empeñan en ponerte, pero que nunca te empañan.
Hace un año que dejé de verte, y ni siquiera te dije adiós, quizás porque no sabía cómo hacerlo, quizás convencido de lo mucho que me amabas, sé que nuestro amor es compartido, que no es para mi solo, que tienes muchos admiradores y personas que te aman, pero a mi me basta con la parte que me toca, no me hace falta más, yo te seguiré siendo fiel.
Hay quienes se aprovechan de tu bondad, quienes te mansillan, quienes echan sobre ti un manto oscuro de injurias que más que tuyas son de ellos, pero siempre terminan poniéndolas en tu nombre. Pero no importa, los que de verdad te amamos, sabemos todo, y conocemos los culpables por sus nombres.
Tú seguirás para mi siendo pura, esbelta como las viejas columnas que se imponen al paso del tiempo en la ciudad donde me diste la vida, no habrá basurero que te afee, ni huracán que te destruya, para todos los que desde el corazón te amamos tendrás siempre la misma cara.
Hoy hace un año que dejé de verte, mi Cuba querida, pero nunca, óyelo bien, nunca dejaré de amarte y pensar en ti, aunque hay quienes se creen tus “Dueños”, sé que tienes guardado amor para todos nosotros, aunque solo pueda decírtelo esta noche cuando hablemos con la luna, o me siente una vez más a sentir en mi alma, el placer de escribirte.

Erasmo Lazcano López
*Master en Ciencias