“¿De que genero hablamos?”

OPINÃO | ERASMO LOPEZ

Con apenas uso de razón recuerdo a mi madre hablándome que a las niñas no se les levantaba las manos, ya mas grandecito me reafirmaba que un varón nunca puede agredir físicamente a una hembra, porque es un abuso y dejaría mucho que desear como varón. Me enseñaba a los 12 años que a las chicas se les regalan flores, poemas y palabras bellas pero que nunca se maltrataban, que si un día me hicieran algo fuera la indiferencia la forma de responderle ya que esa dolía mas que el castigo corporal.
Nos criaban enseñándonos en los llamados “juegos de roles”, donde los varones siempre fueron los máximos responsables de sostener la familia y la casa. Nunca me prohibieron ayudar en el hogar, pero si me enseñaron que era la mujer la que capitaneaba en ella. De hacer lo contrario podrías asumir el mote de “cazolero”.
Crecimos con la convicción que como varones teníamos que proteger a las mujeres, niños y familias de todo lo que pudiera atentar contra ellos y en los cuentos que nos hacían, “había un príncipe bueno que salvaba a la princesa de un dragón un lobo o un hombre malo; así crecimos y los que lo hicimos en esas convicciones, nos enorgullecemos hoy de nunca haberles levantado la mano a una mujer. Papa me repetía hasta el cansancio, que el hombre que agrede a una mujer es como hacerlo a su madre, pues todas las mujeres en potencia son o serán madres. Eso suena y resuena en mis oídos cada vez que veo o escucho los casos que se presentan de violencia de género.
Soy del criterio de que ese fenómeno “no se resuelve solo con aumentar las medidas represivas con los que ya cometieron el hecho, pues esto son los resultados de lo que vengo diciendo en mis artículos con frecuencia. La pérdida de valores en la educación de nuestros niños y jóvenes, tanto en la casa como la que se les brinda en las escuelas, esos juegos de roles que hoy tanto se deforman por el llamado igualitarismo; siguen siendo muy necesarios en la educación de nuestros hijos en su forma natural. Hoy los niños llegan de la escuela y le cuenta a los padres que agredió a Rocío porque le quito un juguete y pocas veces o nunca se les explica que a Rocío no se le agrede porque en primer lugar es hembra y que los varones no deben agredir nunca por ningún motivo a una niña. No se le dice elementalmente por conceptos actuales en mi opinión feministas de que somos iguales,de la misma forma vez varones que no ayudan a una mujer que esta cargando algo muy pesado y sienten que no es necesario pues se pasan el día diciendo que todos somos iguales. Hemos tirado a la basura viejos conceptos y practicas que ayudaban mucho.
“Recuerdo cuando los hombres se preocupaban por que la mujer que iba con el caminara por dentro (lugar menos peligroso), se les tendía la mano a toda mujer para bajar de la acera, de un bus, de una escalera, se le habría o cerraba la puerta del coche o se le cedía el asiento a cualquier dama en tranvías, buses, coches, etc; cosa que ya no se hace por el miedo que alguna señora se ofenda y nos recuerde que no hace falta porque somos iguales. Un ejemplo sencillo miren ustedes el programa First Date y tómense el trabajo de contar cuantos hombre ayudan a sentar o acomodarse a una mujer, cuantos en esa primera sita regalan una flor o sencillamente hacen por pagar la cuenta. Verán que son muy pocos o ninguno, es que cada vez más nuestra sociedad trata de avasallar estos valores y hacerlos ver como antivalores, ideas viejas, anticuadas con las que desaparecen los roles.
Tenemos que saber que somos productos de lo que nos enseñan y ponen de moda. Cada día se publicita más el igualitarismo entre géneros y aunque coincido en que para muchas cosas es muy bueno para otras como estas es bien dañino, llegara el momento en que seamos tan pero tan iguales que no habrá necesidad de servicios de caballeros y señoras, ni departamentos de ropa masculina y femenina en las grandes tiendas. Sera todo tan unisex que dará lo mismo darle un puñetazo a Madogna que regalarle una flor a Rambo; lo peor sera cuando al conocer una persona tengas que incluir entre las tres primeras preguntas que les haga las siguientes; sería usted tan amable de decirme si es varón o hembra? Digo si eres de los que a esto no les da igual?
Insisto somos iguales pero diferentes y eso debemos enseñárselo a nuestros hijos desde pequeños tanto en la casa como en la escuela, creo que así la vida sería mas linda y con mas sazones. Recuerden eso de que los polos opuestos se atraen. De lo contrario, de que violencia de genero estaremos hablando? si se esta apostando por uno solo, por lo que habría que decir que existe violencia dentro del genero. ¿No les parece?

*Máster en Ciencias

Erasmo Lopez

You must be logged in to post a comment Login